¿Sabemos para qué servimos?

Selección de personal

Cultivar el talento y hacerlo con pasión es el primer antídoto contra el fracaso

 

Factores como la crisis económica actual, la globalización y la digitalización están provocando la aparición de nuevas profesiones, todavía inapreciables para quienes contemplan el mundo laboral desde el caduco paradigma de la era industrial.

 

Es el momento de reinventarse, de ser creativos y ser emprendedores del conocimiento. La crisis ha provocado un cambio estructural, un cambio masivo de paradigmas. Como consecuencia, nosotros también debemos cambiar. Este proceso de cambio comporta resolver tres preguntas clave: ¿para qué servimos?, ¿a quién servimos? y ¿qué problemas somos capaces de resolver?

 

Uno de los descubrimientos más democráticos y alentadores de la neurociencia es que ahora sabemos que el talento se hace, no se nace con él. Todos podemos desarrollar cierto talento, con disciplina y dedicación entregada. El talento es la suma de la aptitud (lo que se sabe) más la actitud (querer saber más y mejorar).

 

Se estima que el 80% de las personas trabajan en ocupaciones que no aman. No es de extrañar que una sociedad así no avance por sí sola y que esté a la cola en innovación. Llegados a este punto, es vital que las personas conozcan “para qué sirven” y se involucren al 100% en nuevos proyectos que favorezcan la economía.

 

til QUEST ofrece una metodología de evaluación que permite determinar una orientación profesional adaptada a los intereses y capacidades reales de la persona, con el objeto de orientar sobre una meta profesional realista, y poder desarrollar una trayectoria laboral con éxito.

 

 

 

Fuente: El País